21 de Mayo, día de la Afrocolombianidad

El 21 de Mayo de 1851, el gobierno de José Hilario López promulgó la Ley de Manumisión, legislación en la que se abolió legalmente la esclavitud en Colombia. Cada año en esta fecha se celebra en Colombia el día de la Afrocolombianidad, en conmemoración al fin de una era de más de 300 años de desplazamientos y secuestros masivos, de violaciones a mujeres y crímenes de lesa humanidad.

A 169 años de la abolición de la esclavitud, la lucha por el reconocimiento y el respeto por la diversidad étnica continúan. Esta celebración tiene especial relevancia en un país donde la violencia en contra de la población afro y las minorías étnicas persisten y donde el conflicto armado y la discriminación racial tienen un vínculo muy estrecho.

La historia del conflicto armado colombiano está circunscrita a un imaginario cultural y político que ha sido persistentemente racista y excluyente. Esto se debe a que existe un vínculo entre los discursos y prácticas civilizatorias y los valores genocidas que han caracterizado la historia del conflicto.

En la actualidad, la lucha por la restitución de tierras despojadas a manos de grupos armados constituye uno de los puntos más críticos en el proceso de implementación de los acuerdos de paz. Sin embargo, la sistematicidad en el asesinato de líderes sociales, en su mayoría líderes afros reclamantes de tierras, complejiza aún más el panorama de las comunidades afrodescendientes en el país.

El problema de la tierra va mas allá del simple hecho de habitar un territorio. Se trata también del autoreconocimiento étnico y la reivindicación de la condición mestiza y diversa, como una base para que existan condiciones estables para la paz.

Se sabe que en América Latina hubo una independencia, pero no hubo una descolonización, es decir: el mismo esquema de razas y castas que los españoles y europeos habían construido desde la perspectiva eurocéntrica quedó introyectado como una narrativa común de los nuevos países.

La historiadora colombiana Diana Uribe recalca que actualmente, el relato de nación es totalmente fragmentario y parcial, ya que las comunidades afros y las comunidades indígenas quedaron en la misma desventaja en que el relato colonial las había puesto. Esto creó una plataforma racista que permanece vigente después de la independencia.

Es innegable la presencia de la africanidad en toda la cultura colombiana y de sus raíces en el conjunto que compone la identidad como país. Diversas instituciones rinden homenaje a la Afrocolombianidad e invitan a celebrar la cultura afro, la diversidad étnica y resaltar la lucha por la reivindicación y el reconocimiento de la población afrodescendiente en Colombia.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *