Protestas en Colombia y Chile: Una lucha en común


Migrantes colombianos se manifiestan en Santiago de Chile apoyando el paro nacional en Colombia y las manifestaciones en Chile. (Foto: Camila Pérez Soto)

Por Jeison Oviedo

Colombia vivió una intensa jornada de protestas el pasado 21 de noviembre en contra de las reformas pensional, laboral y tributaria propuestas por el gobierno de Duque, sugeridas por la OCDE. Diversos sectores sociales participaron en las manifestaciones, como por ejemplo el gremio de profesores, sindicatos y organizaciones de victimas del conflicto armado.

Pese a que el mismo presidente desmintió el llamado “Paquetazo de Duque” y afirmó que el paro nacional estaba motivado sobre mentiras elaboradas por sectores que quieren desestabilizar al país, existe un proyecto de ley radicado por el partido de gobierno donde, según afirma la líder estudiantil Jennifer Pedraza, se precariza las condiciones laborales para las personas entre 18 y 28 años de edad, sometiéndose a cotizar por horas. 

Declaraciones previas de los ministerios de trabajo y de haciendas respecto de estas reformas también revelan las pretensiones gubernamentales sobre las reformas pensional y laboral. 

Descontento generalizado por corrupción y asesinatos

A estas razones del paro nacional, también se suma el descontento generalizado por la corrupción política, el genocidio de más 168 líderes sociales en lo que va del gobierno de Iván Duque y más recientemente, el bombardeo realizado por el ejército donde murieron 18 niños, según las denuncias del senador Roy Barreras. 

168 líderes sociales fueron asesinados en Colombia en 2019 – un mensaje pegado en una plaza en Santiago de Chile. (Foto: Camila Pérez Soto)

Eduardo Lora, manifestante en la ciudad de Barranquilla comparte sus razones para salir a marchar: 

“Asistí a la marcha porque tengo muchas razones, las mismas de las comunidades que hoy marcharon: estudiantes, adultos mayores, docentes, artistas, personas con discapacidad, sindicatos, líderes sociales, feministas, etc. Todas y todos tenemos razones propias pero buscamos un mismo objetivo que es la renuncia de Duque. Nos sentimos ofendidos con este Gobierno, el ineficiente y más macabro de la historia de nuestro país. Llegó el momento que nos escuchen, no estamos conformes y hoy más que nunca demostramos que la típica frase es cierta: ‘El pueblo unido jamás será vencido

Desde el primer llamado al paro nacional, se inició una campaña de intimidación y estigmatización en contra de las marchas por sectores y líderes oficialistas. El presidente Duque se pronunció días antes advirtiendo que rechazaban cualquier acto de violencia y vandalismo durante las jornadas de protesta. 

Allanamientos ilegales previo al paro nacional

Dos días antes, se reportaron decenas de allanamientos ilegales en casas de artistas, líderes estudiantiles y de movimientos sociales, revistas y otros medios alternativos, en búsqueda de materiales explosivos que pudieran incriminar a los manifestantes, según lo denunció el senador Iván Cepeda. 

También se conocieron denuncias de policías en las calles quitando pancartas que invitaban al paro nacional. Por otro lado, el ejército inició un despliegue militar en la ciudad de Bogotá, lo que despertó las críticas y el rechazo de los sectores convocantes a las marchas, por el mensaje de represión y violencia en contra de la protesta. 

Toque de queda en Cali y violencia policial en Bogotá 

Llegado el día del paro, las marchas transcurrieron de manera pacífica durante las primeras horas de la jornada y con una asistencia masiva de miles de manifestantes. Sin embargo, se reportaron fuertes disturbios en la ciudad de Cali, debido a enfrentamientos entre la fuerza pública y encapuchados que intentaban saquear locales y centros comerciales. Como respuesta a estos hechos, el secretario de seguridad y justicia de Cali, Andrés Villamizar, decretó el toque de queda a partir de las 18:00. 

En Bogotá las manifestaciones terminaron en enfrentamientos entre los marchantes y las fuerzas anti-disturbios. En redes sociales se difundieron videos e imágenes de personas agredidas seriamente por la policía, mientras los medios oficiales hacían mayor énfasis en los hechos de saqueos y destrozos. 

En Bogotá quedó registrado este video de una victima.

Histórico cacerolazo

En las horas de la noche y de manera espontánea, se inició un histórico cacerolazo en Bogotá bajo la consigna de #ElParoSigue. Fue la primera vez que se registraba una reacción unánime en contra de las políticas de un gobierno y a la suma de injusticias y atropellos cometidos por el Estado en contra de la población más vulnerable. 

Aunque no se han confirmado más marchas en los próximos días, se esperan más jornadas de movilización en las calles y más cacerolazos, mientras se pide al gobierno abrir espacios de diálogo y negociación para enfrentar el estallido social, que sigue al gran levantamiento ciudadano en Chile y las intensas manifestaciones en Bolivia tras la renuncia de Evo Morales. 

Migrantes colombianos en Chile se unieron a las manifestaciones

Aproximadamente 146.000 colombianos y colombianos han emigrado a Chile huyendo de la guerra y buscando mejores oportunidades de vida. Muchos se han unido a las manifestaciones sociales que comenzaron hace más de un mes en Chile y salieron a la calle para apoyar el paro nacional de Colombia.

Luis Moncada lleva un año viviendo en Chile y participa en las manifestaciones. (Foto Camila Pérez Soto)

Yira Fajardo, 32 años, lleva un año viviendo en Chile y salió a marchar en la capital Santiago para apoyar al pueblo colombiano y al pueblo chileno en la lucha contra el neoliberalismo:

“Nosotros estamos manifestándose pacíficamente diciendo que la migración es causada por la guerra. Le estamos diciendo a Duque que renuncie. Es un títere, no nos representa. Duque no es nuestro presidente, nos está matando. Decimos que no más líderes asesinados, desde acá en Chile estamos acompañando el pueblo colombiano y alzamos nuestra voz. Queremos que el continente se levante. El continente se cansó. Ecuador, Perú, Chile, Colombia, todo el continente debe despertar y demostrarle al mundo entero que estamos cansados del neoliberalismo, estamos cansados de los yugos opresores de Estados Unidos porque se quieren apropiar de los recursos naturales que posee el continente. Estamos alzando nuestra voz para decir no más crímenes.”

Existen muchas conexiones entre las protestas en Chile y en Colombia. En Medellín los manifestantes cantaron la canción de la banda chilena Los Prisioneros “El baile de los que sobran”. Una foto de la pancarta de un manifestante colombiano se difundió por las redes sociales diciendo: “Ahora si Chile si es un modelo a seguir”.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *